domingo, 11 de marzo de 2018

MOTORISTA

REGRESANDO A LA ESENCIA.

A veces nos encontramos con amigos, que están en nuestro entorno, que llevan toda la vida en nuestro entorno, y como están ahí, nos despistamos y no les prestamos la atención suficiente...

 Son personas que han permanecido con lealtad en nuestras vidas, y es justo y necesario que hablemos de ellas, que hablemos en voz alta, que hablemos con respeto, que hablemos con humildad y sobre todo que tengamos la paciencia de poderles escuchar para que nos muestren esa imagen que lleva tantos años a nuestro lado, y solamente en breves ocasiones hemos estado lo suficientemente despiertos para poder ver...

He tenido el placer de poder charlar con "Lucho", un tipo tranquilo, de los de antes, que habla pausadamente, con la destreza del que cuenta cosas marcadas a fuego en su corazón, humilde y sereno, una persona de las que merece mucho la pena oír hablar de todo, pero sobre todo de su pasión, las motos.


"Lucho", me atendió con una amabilidad digna de los grandes.

Su vida en el mundo de las motos, empezó en el año 68, cuando compró su primera Derbi "Antorcha", que le unió en todos los aspectos al motociclismo. Seguramente en su "yo" más interno, estaban impresas aquellas imágenes de las carreras de motos, que se hacían alrededor de la Muralla de Lugo, y que fueron como un soplo de aire fresco en unos tiempos complicados, que ayudaron a vivir una pasión...


Derbi "Antorcha", como la primera que tuvo.

Lleva tan interiorizado el mundo de las dos ruedas, que ocupa sus espacios con piezas de los "caballos de metal", como si de obras de arte se tratase...un alquimista de la gasolina y el aceite dos tiempos, que te traslada sin esfuerzo a los tiempos en los que las motos eran corceles indomables y los pilotos jinetes intrépidos.


Cada pieza tiene una "historia".

Sus primeros pasos fueron en Derbi, pero su "salto" a la competición fue de la mítica marca Bultaco, toda una declaración de intenciones, en su devenir en el mundo de la moto.


Lucho a los mandos de la Bultaco en el mítico circuito de Rubiás. (Foto cedida por la familia). 


Bultacos, Montesas, Ossas... una historia de pasión y carreras.


Una vida llena de anécdotas, donde su deseo de competir y montar en moto, se sobrepuso a todos los obstáculos que en aquel momento se le ponían delante. 


Bultaco y Lucho, una historia de pasión a una marca y a las carreras. (Foto cedida por la familia).



El y otros compañeros coetáneos, sembraron en los lucenses la llama por las motos, por las carreras y por el "viento en la cara", algo que me recordó con una pícara sonrisa durante el tiempo que charlamos.


Circuitos casi improvisados, eran la viva imagen de los motoristas de antes. 
(Circuito O Ceao, Lugo). Foto cedida por la familia.

La falta de medios agudizaba la imaginación, según sus propias palabras, en un par horas de arduo trabajo, transformaba su Bultaco de cross, en una moto de carreras de velocidad, del añorado motociclismo series. Todo un reto para máquinas y pilotos, una verdadera muestra de pundonor y lucha.


Tiene rincones como si fuesen verdaderos "altares", dedicados a la Diosa Velocidad.

Después de dedicarme un buen rato de su tiempo, me invitó a comer, y seguimos hablando de motos, de la vida, y de que además de a otras personas, el también transmitió a su hija y a sus hijos,  el gusanillo, puesto que los tres en diferentes momentos de su vida han tenido motos...
Muchas gracias por el tiempo que me has dedicado "Lucho", es una suerte poder hablar con personas que tienen tanto que decir, y por supuesto, tanto que "transmitir" a las generaciones venideras. Hasta pronto...


18 comentarios:

  1. Muy buen trabajo Sera! Importante dar valor a lo que de verdad lo tiene ;)
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Dani. La verdad es que las horas vuelan hablando con gente como "Lucho", se que has entendido perfectamente el artículo. ;) Un desmoabrazo amigo.

      Eliminar
  2. gran trabajo realizado Serafín!! una gran crónica digna de un reportero de revista!!muchas gracias y fue un día lluvioso pero espectacular el poder compartir los 3 este momento,historias,anécdotas,risas etc..Muchas Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un auténtico placer charlar con vosotros, el tiempo se esfumó esa tarde... Un abrazo a los dos y gracias a vosotros.

      Eliminar
  3. Excelente artículo! Como se les nota la pasión a los auténticos motoristas de antes. Lo defines perfectamente, es la vuelta a la esencia que -por desgracia- con las nuevas generaciones se ha perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y sí infelizmente se han perdido a pasos agigantados esos "valores" de los motoristas de antes....Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. Bonito artículo cuando las cosas se hacen con pasión se nota. Lucho ,un clásico en la historia de las motos en Lugo.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro que os guste. Un saludo.

      Eliminar
  5. Muy buen trabajo Sera, que buena tarde pasaste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ha sido una tarde fantástica. Gracias por el comentario. Un abrazote.

      Eliminar
  6. Grande como persona y amigo.
    Gracias por vuestro reportaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por el comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. Bonita entrada al blog. Comparto contigo todos los calificativos que le aplicas a Lucho (Luchinelli en los días de carreras) Un gran tipo, si señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias "Maci", me alegra que te guste el reportaje. Un cordial saludo.

      Eliminar
  8. Buen trabajo amigo.Sera gran reportaje y grandes enseñanzas.Seguro q lo disfrutastes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Ángel, disfrutamos muchísimo. Un abrazo y gracias por el comentario.

      Eliminar

Cuéntame alguna cosilla, saludos y gracias